FANDOM


Roberto Viola
Historia Alternativa: Chile No Socialista
Roberto Viola con banda presidencial
General Roberto Viola con la banda presidencial.

18 de febrero de 1977 - 19 de marzo de 1978
Predecesor Jorge Rafael Videla (de facto)
Sucesor Emilio Massera (de facto)

27 de agosto de 1979 - 10 de diciembre de 1980
Predecesor Guillermo Suárez Mason (de facto)
Sucesor Raúl Alfonsín

Datos personales
Nacimiento 13 de octubre de 1924 (69 años)
Bandera Argentina Buenos Aires, Argentina
Fallecimiento 30 de septiembre de 1994
Bandera Argentina Buenos Aires, Argentina
Cónyuge Nélida Giorgio
Hijos 2
Profesión Militar
Alma máter Colegio Militar de la Nación
Religión Católico

Roberto Eduardo Viola (Buenos Aires, 13 de octubre de 1924 - 30 de septiembre de 1994) fue un militar argentino que ejerció de facto la presidencia de la Nación en dos oportunidades, durante el llamado Proceso de Reorganización Nacional (1976-1980). Viola estuvo a cargo de terminar la Guerra Sudamericana, y luego concretar la transición hacia la democracia en su país, entregando el mando el día 10 de diciembre de 1980 al Presidente Raúl Ricardo Alfonsín, ganador de las elecciones democráticas realizadas unos meses antes.

Biografía

Familia

Nacio en Buenos Aires, Argentina, el 13 de Octubre de 1924, siendo hijo del matrimonio Viola-Prevedini.

Contrajo matrimonio con la entrerriana Nélida Giorgio Valente (1924-2004), con quién tuvo dos hijos: Roberto Eduardo y Silvia Nélida Viola.

Carrera Militar

En 1942 ingresó en el Colegio Militar de la Nación y en 1958 estuvo destinado en la Subsecretaría de Guerra.

Viola logró importantes ascensos a partir de diciembre de 1973, cuando fue nombrado por el comandante Leandro Anaya como Secretario General del Ejército, cargo que ocupó hasta mayo de 1975. En agosto de ese año, el comandante Videla lo nombró Jefe del Estado Mayor, desde donde participó en 1976 en el golpe de Estado contra Isabel Perón. Tenia el grado de Teniente-General.

Primera Presidencia

Viola reemplazó a Videla como Presidente de la Nación, tras el asesinato de éste en un atentado orquestado por el Ejercito Revolucionario del Pueblo el 18 de febrero de 1977, cuya denominación fue Operación Gaviota. La situación que este brusco cambio de mando genero, obligo a Viola a tomar ciertas medidas transitorias, como mantener al gabinete que tenía Videla e iniciar rapidamente una nueva campaña contra la actividad guerrillera que resurgio con fuerza en las montañas.

Politicas Gubernamentales

Viola, partidario de la llamada línea blanda de las Fuerzas Armadas Argentinas, decidio alejar de la presidencia a varios de los colaboradores inmediatos de Videla e inició una apertura parcial a la reincorporación de políticos de carrera y técnicos civiles a cargos públicos. Las circunstancias permitieron que eventualmente la CGT se reorganizara y movilizara bajo la dirección del sindicalista Saúl Ubaldini, aún pese a la prohibición legal.

En materia economica, en medio de una situación delicada, se decidio continuar con las politicas impulsadas durante el año de gobierno de Videla, aunque la economía solo se lograria estabilizar a fines de 1977.

Viola estuvo a cargo de la preparación del campeonato mundial de fútbol de 1978 a llevarse a cabo en junio de 1978, si bien él ya habia dejado el cargo para esa fecha. El evento iba a ser transformado por el regimen militar en un hecho político, intentando demostrar que en el país existía libertad y desarrollo.

Tensiones con Chile y Renuncia

Entre 1977 y 1978, se produjeron tensiones con Chile a causa de la soberanía sobre tres islas en el Canal de Beagle, cuya resolución había quedado sometida al Laudo Arbitral que debía dictar la Reina Isabel II de Inglaterra en 1977, y que ambas partes habían acordado obedecer. Sin embargo, luego de darse a conocer que el resultado no resulto favorable para Argentina, el general Viola y la Junta decidieron declarar la sentencia como "insanablemente nula".

Tras esto, Viola busco por medio de negociaciones directas con el gobierno chileno de Frei Montalva, llegar a una salida diplomático al asunto. Sin embargo, los principales mandos de las fuerzas armadas argentinas, contrarios a una vía pacífica para resolver el diferendo, se manifestaron fuertemente en contra de estas negociaciones, contribuyendo a su eventual fracaso. A causa de estas tensiones en el seno de la insatisfecha cúpula militar, el General Viola finalmente decidió presentar su renuncia a la presidencia de la Junta (aunque manteniéndose como miembro de ella por un tiempo), pasando a ocupar su cargo uno de los partidarios de la guerra con Chile, el Almirante de la FLOMAR, Emilio Massera.

Guerra Sudamericana

Tras el inicio de las hostilidades con Chile, Viola continúo desempeñando cargos dentro del gobierno. Sin embargo, a medida que la guerra avanzaba, las tensiones entre sectores dentro de todas las fuerzas militares se fueron agudizando, produciéndose los arrestos de varios oficiales contrarios a Massera. Unas semanas después de la Caída de Comodoro Rivadavia, Roberto Viola fue arrestado y encarcelado junto con varios otros militares criticos de la gestión de Massera, de los cuales algunos fueron ejecutados.

Permaneció encerrado en una prisión a las afueras de La Plata, durante varios meses, hasta el asesinato de Massera y la posterior renuncia de su sucesor, el General Suárez.

Segunda Presidencia

Para agosto de 1979, las graves derrotas en todos los frentes llevaron a la caída de los principales promotores de la guerra, partiendo con la renuncia forzada de Mason y otros comandantes, ante una nueva serie de levantamientos de oficiales descontentos en Buenos Aires y otras dos ciudades del país. Viola consiguió su libertad gracias a este movimiento militar, que incluía muchos miembros de la antigua línea blanda que en su minuto intento evitar una guerra. Ellos le pidieron asumir nuevamente el gobierno, lo cual hizo el 27 de agosto, teniendo como su principal prioridad buscar una manera de detener a las fuerzas enemigas que invadían el país y conseguir una paz con honor para Argentina. Fue así que la guerra continúo su desarrollo hasta el estancamiento de las hostilidades en Neuquén a comienzos de noviembre de 1979. En ese punto, aunque se habían conseguido ciertas victorias como hacer retroceder a las fuerzas brasileñas que habían desembarcado al sur de Buenos Aires, las noticias de la rendición de Bolivia y el estado de desgaste que ya tenían las tropas y la población en general por mas de un año de combates, pusieron a la Junta militar en una encrucijada difícil, pues si existía una posibilidad de solicitar la paz, Chile y sus aliados exigirían importantes concesiones territoriales a cambio. Fue solo después de recibir los últimos reportes sobre la inviabilidad de seguir defendiendo Neuquén y otros puntos claves del país, que el general Viola tomo su decisión y la comunico al resto del alto mando. Esa decisión llevo a la firma de un armisticio con Chile, el día 10 de noviembre de 1979, en el cual Argentina debería ceder los territorios en disputa y otros puntos más.

Tras la paz con Chile, Viola centro los esfuerzos en el frente de batalla con Brasil, quién inicialmente no acepto un cese de hostilidades, así como Paraguay. Hizo falta cerca de un mes más de combates para que ambas partes alcanzaran un cese de hostilidades definitivo mediante también un armisticio, firmado el 17 de diciembre de 1979.

Elecciones y entrega del poder

Tras el fin de la guerra, Viola tuvo que enfrentar la grave situación en que quedo el país e iniciar la reconstrucción, a la vez que las presiones políticas se incrementaron. Ello lo llevo a anunciar en un discurso el día 4 de julio, la convocatoria a elecciones libres para fines de 1980. Viola dio comienzo así el proceso para retornar la democracia a Argentina, si bien algunos oficiales se manifestaron por demorar la entrega del poder.

Vida en Democracia

Notas