FANDOM


La Revuelta Bohemia fue un conflicto causado por nobles protestantes que comenzó como un movimiento separatista regional en contra de los Habsburgo pero que se acabó convirtiendo en uno de los conflictos que marcaría el destino del Sacro Imperio Románico Germánico; el declive de la Casa Habsburgo.

Las principales potencias participantes fuera de Bohemia son tanto la Liga Protestante como el Reino Unido de Escandinavia por el lado rebelde y La Liga católica y España en el bando del Sacro Imperio.

Bohemia en el Imperio

Véase: Revuelta Bohemia en Wikipedia; ahí está la mayoría de la información.

Para el inicio de la revuelta, Bohemia era el electorado más grande y más poblado del Imperio con 1.4 millones de habitantes distribuidos en 56.000 km². Conformada por cinco provincias (Bohemia, Moravia, Silesia, la Alta Lusacia y la Baja Lusacia), cada una contaba con su propia Dieta y sus propias leyes. La provincia de Bohemia había sido elevada al rango de reino en 1212 mediante la Bula de Oro de Sicilia, con la incorporación de las otras cuatro como estados vasallos, y por lo tanto clamaba predominancia sobre las demás, prohibiéndoles incluso que participaran en la elección del monarca.

Con la muerte del rey Luis II de la dinastía Jagellón en 1526, la corona de Bohemia había pasado a manos del emperador Fernando I de Habsburgo, quien tuvo que ser proclamado electo por los Estados locales, a pesar de que su dinastía consideraba la corona un derecho hereditario. Esta situación se mantuvo hasta 1617, cada vez que un Habsburgo asumía la corona de Bohemia, lo hacía alegando haberla heredado, pero los Estados siguieron insistiendo en elegir a su monarca, aunque en la práctica el resultado era el mismo.

La provincia era muy importante para los Habsburgo, el Rey de Bohemia no sólo obtenía un voto en la elección del Emperador del Sacro Imperio Romano Germánico, sino que los impuestos recolectados por ellos allí cubrían la mitad de los gastos de la administración del Imperio. Luego de la reforma protestante, el catolicismo había sido fuertemente reducido en Bohemia y Moravia, cuya presencia entre la población era de 15% y 35% respectivamente. Preocupados en afianzar su control en sus Estados, los Habsburgo promocionaron entonces activamente un reavivamiento católico a partir del 1600, al asociarlo a la lealtad política de sus súbditos.

Gracias a la extinción de varias dinastías bohemias, la corona bohemia en manos de los Habsburgo y la Iglesia católica fueron capaces de adquirir más territorio, que fue transferido a familias nobles católicas, logrando aumentar la proporción de estos en Bohemia, que para 1610 llegaban al 20%.

La Guerra larga de 1593 de los Habsburgo contra los otomanos representó una oportunidad para unir a las diferentes religiones cristianas en el Imperio contra un enemigo común. Sin embargo, el fracaso de esta campaña minó la gobernabilidad del emperador Rodolfo II, incluso dentro de su misma familia; en 1608, su hermano Matías de Habsburgo conspiró abiertamente contra él con el apoyo militar de los Estados de Hungría, Moravia y Austria, obligando a Rodolfo a hacer grandes concesiones religiosas a los Estados de Bohemia y Silesia, liderados por el conde Enrique Matías Thurn, a través de un documento conocido como la Carta de la Majestad, como condición de que se quedasen a su lado. No obstante, en 1611, Matías logró hacerse con la corona de Bohemia, con apoyo luterano, y al año siguiente fue electo Emperador luego de la muerte de su hermano.

Rodolfo II del Sacro Imperio Románico Germánico

Rodolfo II del Sacro Imperio Románico Germánico

La debilidad de Rodolfo había detenido momentáneamente las reformas católicas en los Estados, pero el gobierno de Matías, bajo el liderazgo del obispo Melchior Klesl, las retomó con vigor. Una vez más los protestantes se vieron marginados de trabajos en la administración imperial, en la Baja Austria por ejemplo, el 58% de los nobles católicos trabajaban allí, comparado con el 13% de los protestantes; sumado al hecho de que el número de familias nobles sin tierras era cada vez mayor, la seguridad que estos trabajos brindaban no era desdeñable. Los bohemios se vieron además carentes de autoridad ejecutiva en sus tierras, ya que esta última fue otorgada a los Regentes, diez representantes seleccionados por los Habsburgo. Los protestantes bohemios, liderados por el conde Thurn, procedieron entonces a manifestar su descontento contra estos últimos, ya que aún no se atrevían a desafiar abiertamente al Emperador, a pesar de que se sentían traicionados por él.

Ante la próxima muerte de Matías, el clima de descontento entre los nobles bohemios empeoró luego de que ellos mismos eligieran el 29 de junio de 1617 a Fernando de Estiria como nuevo Rey de Bohemia, ya que a pesar de que antes de la elección habían recibido confirmación de que Fernando respetaría las concesiones de Rodolfo, en la práctica no lo apreciaron así. Se convocó entonces a una asamblea de nobles en marzo de 1618, con reducida asistencia, donde solicitaron que Fernando respatara lo acordado en 1609. La reacción imperial provino de Klesl, a través de una dura respuesta que fue entregada por los Regentes. Thurn y sus seguidores se reunieron de nuevo en mayo, esta vez con mayor concurrencia, y desafiaron abiertamente a los Regentes, que les habían pedido que se dispersaran, es entonces que Thurn declaró que deberían arrojar a estos últimos por la ventana, "como es costumbre", en clara alusión a la primera defenestración de Praga.

Inicio de la Revuelta

El 23 de mayo de 1618, Thurn y sus hombres subieron al castillo de Praga donde encontraron a cuatro Regentes, dos fueron liberados, pero Vilém Slavata y Jaroslav Borita von Martinitz fueron arrojados de cabeza por una ventana del tercer piso, junto con un escriba. Sorprendentemente, ambos no sólo sobrevivieron, sino que pudieron escapar y alertar a las autoridades imperiales.

La respuesta de los Habsburgo fue de indignación ya que consideraban que Klesl había cedido ante todas las demandas bohemias, lo que provocó que fuera arrestado. Con pocos recursos, ambos bandos buscaron ayuda fuera de las tierras imperiales. España y el papa Paulo V, no consideraron seria la amenaza bohemia, y no apoyaron con recursos a Fernando y Matías; en cambio hicieron una llamada a la Liga Católica, que si acudió a la llamada. El duque Elector Juan Jorge de Sajonia, aunque luterano, fue contactado por el Emperador, pero el primero quería resolver la crisis mediante negociaciones. En el caso de los rebeldes, acudieron a la Unión Protestante quienes se unieron en favor de Bohemia con el objetivo de disolver la Liga Católica. Cambio de los Hechos.

Con este apoyo, los rebeldes bohemios se lanzaron a la ofensiva con un ejército de 12.000 hombres bajo el mando de Thurn, a los que luego se unieron 2.000 mercenarios suizos al mando del conde Ernesto de Mansfeld, pagados por el duque Carlos Manuel de Saboya; posteriormente Silesia mandó 3.000 hombres bajo el mando del márgrave de Jägerndorf, el duque Juan Jorge de Hohenzollern. Superados numéricamente, los 14.200 soldados imperiales bajo el mando del Conde de Bucquoy, Carlos Buenaventura de Longueval, tuvieron que abandonar su marcha directa a Praga, y esperar refuerzos en Budweis y Krems, donde pasaron el invierno.

Federico V del Palatinado

Federico V del Palatinado

Mientras tanto, la Unión Protestante se había reunido en octubre en Rotemburgo, donde su presidente, el príncipe elector Federico V del Palatinado declaró el apoyo de El Palatinado a la causa bohemia y los demás países formantes cercanos como Brandeburgo, Hesse-Kassel, Anhalt o Wurtemberg prepararon sus tropas para confrontarse con los Habsburgo. Paralelo a ésto, el canciller de El Palatinado, el duque Cristián de Anhalt-Bernburg, había estado enviando embajadores a Thurn con la idea de conseguir la corona de Bohemia a Federico. Pero los demás líderes protestantes no se llegaron a percatar de los hechos. Cambio de los Hechos.

Por el bando contrario, la Liga Católica también se preparaba para la guerra y el grupo del sudeste, presidido por Baviera llamó a las ciudades católicas de sus alrededores para hacer contrapeso a las de la Unión Protestante. Maximiliano I, duque y elector de Baviera hizo una llamada al comandante en jefe Johann Tserclaes, conde de Tilly; comandante español nacido en los Países Bajos Españoles y leal a España y el Sacro Imperio Románico Germánico.

Primeras Batallas

El 20 de marzo de 1619, el emperador Matías muere finalmente y Austria pasa al control nominal de Fernando, que ofrece una amnistía general a los rebeldes, quienes la rechazan. El 18 de abril, el Conde Protestante Jindřich Matyáš Thurn avanza con nueve mil hombres contra Moravia, donde se refugiaba un regimiento de 1.300 valones al mando del coronel Albrecht von Wallenstein, aprovechando la declaración de neutralidad morava. Aunque los rebeldes ocupan Moravia sin problemas, no logran evitar que Wallenstein escape y tampoco logran que la Dieta morava se les una. Al no obtener el apoyo esperado de esta última, el conde Thurn decide buscar el apoyo de los protestantes austriacos, y lleva diez mil hombres a las afueras de Viena el 5 de junio, donde en vano espera una señal de nobles protestantes, quienes debían entregarle la ciudad, ya que no contaba con artillería para sitiar una ciudad tan fortificada. Por su parte, las fuerzas de Fernando van siendo reforzadas alrededor de la ciudad y llegan a los cinco mil efectivos. Al tiempo llegaron refuerzos católicos de Baviera y Augusburgo principalmente que obligaron al Conde Thurn a retirarse.

Al sur de Bohemia, en Záblati, Carlos Buenaventura de Longueval, Conde de Bucquoy, presionó al comandante protestante  Ernesto de Mansfeld a la batalla sin contar con una comitiva de unos 3.000 soldados brandenburgueses que se aproximaba desde el norte; aunque la batalla fue dura para los protestantes, quienes de 6.200 tropas perdieron poco menos de la mitad, lograron derrotar a los católicos que se retiraron hacia el sur en dirección a Viena. A su vez, Mansfeld pudo seguir su camino para ayudar al General Hohenloe en el asedio Budějovice. 

El 10 de Julio acuden todos los príncipes electores se reúnen para escoger al nuevo emperador. A pesar de la presencia y fiereza en su propuesta, Federico V del Palatinado no obtuvo el tan ansiado título imperial y fue elegido el Archiduque Fernando de Habsburgo como Fernando II.

Mientras se realizaba la elección imperial, nobles de las cinco provincias bohemias se reunieron en Praga y proclamaron una confederación el 31 de julio. Aunque persistía la figura del Rey, los nobles bohemios permitieron a las otras cuatro provincias participar en la elección del mismo, así como de conservar sus propias dietas y leyes. Además, también crearon un Directorio republicano regido por una constitución de cien artículos, siendo el resultado un sistema político similar a la "democracia aristocrática" de la Mancomunidad de Polonia-Lituania. El 16 de agosto, protestantes radicales de Austria se unieron a la Confederación como aliados, y tres días después los bohemios rechazaron formalmente a Fernando como su soberano, argumentando que la elección de 1617 había sido inconstitucional.

Federico V del Palatinado y II de Bohemia

El Palatinado - Federico V

Territorio del Palatinado durante el reinado de Federico V.

Ante la difícil elección del monarca que les reinaría durante toda esta revuelta, los bohemios tenían un gran abanico de propuestas, por un lado estaba  Carlos Manuel de Saboya, quien había pagado grandes cantidades de dinero a los rebeldes comprando mercenarios y enviando al conde de Mansfeld para apoyarles. También estaba el duque Juan Jorge de Sajonia, quien no quería entrar en conflicto con los Habsburgo, pero aprovechó el acercamiento bohemio para intentar mediar una paz y aumentar su prestigio. El príncipe de Transilvania, el conde Gabriel Bethlen, era otro favorito, pero estaba interesado en la revuelta en Bohemia como escenario para ganar también la corona de Hungría, y al no contar con apoyo otomano decidió limitar sus objetivos. Finalmente, el más importante de todos y la opción más viable era el duque Federico V del Palatinado, príncipe elector y líder de la Unión Protestante, quien además estaba casado con Isabel Estuardo, hija del rey de Inglaterra Jacobo I, lo que hizo soñar a los bohemios con apoyo inglés en la contienda. La elección de Federico era determinante, el bando moderado, representado por el conde Joaquín Andreas von Schlick se opuso a la misma, ya que fortalecía al ala radical y comprometía a la revuelta en el camino de la guerra. El 26 de agosto de 1619, 124 votos de los delegados fueron para la elección de Federico y los otros 26 para Carlos Manuel de Saboya; nadie votó a Juan Jorge de Sajonia ni Gabriel Bethlen.

Bohemia 1618

Nuevos dominios en Bohemia del Rey Federico II.

Consciente de la importancia de su decisión, Federico se mantuvo vacilante por un mes en su capital Heidelberg, pero tras pensar en el ambiguo apoyo de los ingleses y holandeses, el 7 de octubre de 1619 salió hacia Praga para ser coronado Rey de Bohemia, arribando a finales de mes. El duque del Palatinado argumentó su decisión asegurando que era la mejor manera de estabilizar el Imperio, que supuestamente estaba quedando expuesto ante una amenaza otomana, a pesar de que en ese momento el sultán estaba más concentrado en Persia y Polonia. Finalmente, Federico y su esposa son coronados en Praga; es representativo de la limitada autoridad del Rey que la medalla conmemorativa de la coronación llevase la inscripción: "Rey por la gracia de Dios y los Estados".

Habiendo obtenido ya la corona es reconocido por las Provincias Unidas, Escandinavia y Venecia; y entonces empieza a buscar apoyos. La primera potencia de la que busca apoyo es Inglaterra, pero su suegro, Jacobo I se niega a ofrecerle ningún tipo de ayuda, e incluso ningún préstamo para contratar mercenarios. Los holandeses le ofrecieron un subsidio que al final nunca entregaron en su totalidad, el estatúder Mauricio de Nassau acaba de salir victorioso en su conflicto con Johan van Oldenbarnevelt, pero todavía debía consolidar su posición en las Provincias Unidas, y no quería arriesgar su tregua con España apoyando abiertamente a Federico; Venecia por su parte se encontraba en un momento de cierta polémica con España puesto que el Dogo Antonio Piruli sospechaba que el embajador español en Venecia, Alonso II de la Cueva y Benavides, se encontraba introduciendo espías en el ejército veneciano y se sospechaba un ataque español. En el norte fue donde si triunfó la política de Federico.

El consejero palatino Cristián I de Anhalt convenció a Cristián IV para que éste entregara apoyo a la causa bohemia, a cambio se le ofrecía compensaciones económicas y la posibilidad de expandir su zona de influencia por el norte del Sacro Imperio (eso descontando que sin bohemia, los Habsburgo quedarían muy debilitados, cosa ventajosa para Escandinavia). Finalmente el monarca escandinavo aceptó la propuesta, tanto por las ventajas que daría en caso de victoria como por la influencia del Cardenal Richelieu, quien prometió a Cristián IV que convencería al rey de Francia para atacar a los Habsburgo y derrotar al enemigo común.

Intervención Escandinava

Cristián IV de Escandinavia

Cristián IV de Escandinavia

A finales de 1619 el monarca danés firmó su apoyo oficial a la causa bohemia y ya que no contaba con el apoyo de la nobleza danesa, contrató de su propia fortuna a un ejército de 20.000 mercenarios para realizar un ataque sobre el norte. La campaña inicial fue bien e incluso el monarca obtuvo el apoyo de la nobleza de muchos de los estados que en teoría "ocupaba" pero más bien ellos mismos se entregaban a cambio de que no hubiesen saqueos y se respetase el poder de los condes, duques u obispos que hubiesen en el país.

El 20 de Noviembre ocurre la Batalla de la Montaña Blanca; justo después de que el general Tilly (liderando al ejército de la Liga Católica) y las fuerzas del emperador se reuniesen y marchasen hacia Praga, donde derrotaron casi totalmente a Federico V dejando a Cristian IV al mando de la guerra. El ejercito imperial a estas alturas funcionaba como una bola de nieve y se hacía más y más grande cuanto mas avanzaba hacia el norte. Temiendo una derrota decisiva para la guerra Cristian se retira hacia Jutlandia y cruza en barco hasta la capital danesa en la isla de Sealandia. En la isla el monarca reúne a soldados suecos y noruegos cedidos por nobles escandinavos llegando a la cantidad de 40.000 soldados.

El bando imperial había ocupado toda Jutlandia a mediados de 1621 y Cristian IV, preocupado por la situación financiera del reino ordenó una ofensiva definitiva contra el ejército católico para dar fin a la guerra y mantener al menos su prestigio. La estrategia era sencilla: realizar un rápido desembarco y atacar por sorpresa a los soldados enemigos (aproximadamente 30.000); y tras ésto bloquear el río Eider, encerrando a las tropas enemigas y tomándolas prisioneras. La estrategia acabó siendo un éxito y tras la victoria danesa en la ciudad de Koloding, las tropas imperiales marcharon hacia el sur, topándose de frente con la armada danesa y rindiéndose ante la imposibilidad de cruzar el río.

Rápidamente el monarca danés reclutó otros 8.000 soldados y tras contactar con el duque Cristián de Brunswick y el conde Ernesto de Mansfeld organizó una ocupación rápida de las ciudades libras del norte, el Arzobispado de Bremen y los ducados de Oldemburgo, Frisia Oriental y Mecklemburgo. Mientras que los nobles alemanes ocuparían Westfalia y Hesse-Darmstadt.

El Emperador Fernando II, a pesar de su carácter tuvo que ceder y firmar la Paz de Hamburgo con los protestantes.

Paz de Hamburgo

El tratado de paz fue firmado el 15 de Mayo de 1622 tanto por el emperador como por Cristian IV, además de la intervención de Federico V, quien se aprovechó de las condiciones de paz para mantener su electorado. El escrito contenía ocho condiciones:

  • El Rey de Escandinavia obtendría la Ciudad Libre de Hamburgo, que pasaría a ser protectorado escandinavo.
  • El Arzobispado de Bremen pasaría a estar gestionado por Cristian, hijo del monarca escandinavo.
  • El Ducado de Oldemburgo quedaría vinculado a la corona de Escandinavia bajo una Unión Personal en la cual Cristian IV sería líder.
  • Federico V de el Palatinado cederá la corona de Bohemia al emperador Fernando II de Habsburgo.
  • Federico V tendrá derecho a mantener su puesto de Príncipe Elector en el Sacro Imperio Románico Germánico como representante del Palatinado.
  • Fernando II de Habsburgo se comprometerá a pagar reparaciones de guerra durante 10 años.
  • En el Sacro Imperio Románico Germánico se propugna la libertad religiosa "inter estados".
  • Tanto Escandinavia como Austria firmarán una tregua hasta 1640 y ambos se comprometerán a no entrar en guerra con otros estados a no ser que sean íntegramente atacados.
    Zona de Influencia Escandinava 1622

    Zonas de Influencia Escandinava. Entre ellas el Ducado de Oldemburgo, el Arzobispado de Bremen y la Ciudad Libre de Hamburgo.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar