FANDOM


Juan Domingo Perón (Lobos, Argentina, 8 de octubre de 1895 – San Vicente, Argentina, 1 de julio de 1974) fue un político, militar y presidente argentino, fundador del Justicialismo e ideólogo de la Tercera Posición Justicialista. Además fue primer secretario general de la Unión Sudamericana y de la Unión de Naciones de Latino América. 
Juan Peron con banda de presidente
Fue el propulsor de la Iª Conferencia de Países No Alineados.

Ha sido elegido Presidente de la Nación Argentina en dos ocasiones; la primera, en las elecciones del 24 de febrero de 1946, para el periodo 1946–1952 y la segunda, en las del 11 de noviembre de 1951 para el período 1952–1957.

En 1947, durante su primera presidencia, Perón pudo recomponer los lazos con los EE.UU.. Asimismo anunció el establecimiento de relaciones diplomáticas con la Unión Soviética y a continuación inició tratativas comerciales y cerró acuerdos comerciales con Rumania, Bulgaria, Polonia, Checoslovaquia y Hungría.

El 6 de julio del mismo año Perón en un discurso exponía los principios de la Tercera Posición entre capitalismo y socialismo, mediante la cual se daba a entender que en la naciente Guerra Fría la Argentina no se alinearía de forma automática ni con Estados Unidos ni con la Unión Soviética.

En 1948 la tensión entre los ex Aliados subió al máximo cuando la Unión Soviética bloqueó la comunicación por tierra de la zona de Berlín ocupada por Estados Unidos, Gran Bretaña y Francia dejándole solamente la vía por aire. Al llegar la cuestión en el mes de octubre al Consejo de Seguridad de la ONU el representante de Estados Unidos que ejercía la Presidencia debió dejar el cargo por estar involucrado y lo asumió la representación argentina que por indicación de Perón fue asumida directamente por el canciller Bramuglia cuya activa gestión mediadora recibió comentarios elogiosos de los diplomáticos extranjeros.

La política exterior de Perón estuvo influida por su opinión de que en el mundo de posguerra Argentina tenía una posición privilegiada en su carácter de gran productora de alimentos que le significaba una oportunidad que debía aprovechar. Como, por otra parte, consideraba inevitable que en un futuro no lejano ocurriera otro conflicto bélico de magnitud, si eso sucedía su posición sería aún más ventajosa. Los hechos sucedidos a partir de 1951 dieron la razón a Perón y contribuyeron a su enaltecimiento como líder internacional.

La sólida posición económica de la Argentina al finalizar la II Guerra Mundial, y el fuerte apoyo interno con que el presidente argentino fue elegido, sumados a la vulnerabilidad de países vecinos que atravesaban crisis sociales y económicas, ofrecieron a Perón la oportunidad de exportar bienes de consumo y capitales, al mismo tiempo que difundía su doctrina. El presidente argentino utilizó principalmente cuatro instrumentos para lograr sus objetivos: negociar convenios económicos bilaterales, designar agregados obreros en las embajadas argentinas, acrecentar la propaganda, e incentivar -o, por lo menos, presentarse como el modelo- para el establecimiento de gobiernos en los países latinoamericanos.
La intención de la Argentina de formar un bloque austral de países para frenar las pretensiones de predominio norteamericano era una vieja aspiración del nacionalismo argentino. Tulchin menciona los esfuerzos de Perón por organizar a las naciones latinoamericanas en “alguna forma de alianza bolivariana con exclusión de los Estados Unidos”, destacando el principismo y la lucha incesante por reducir la dominación de Estados Unidos, como características de la política hemisférica del presidente argentino. La posibilidad de la formación de un bloque regional liderado por Perón aparece asimismo analizada en un informe de la embajada norteamericana en Buenos Aires, de enero de 1948.

Una vez muerto el líder soviético Stalin, mantuvo buenas relaciones con la China Popular de Mao, quién se integró al movimiento no alineado.