FANDOM


Guerra de la Séptima Coalición
Battle-of-waterloo-2015-hero-A
Escena de la Batalla de Waterloo

Fecha 13 de Marzo de 1815 - Por definir
Causas

Retorno de Napoleón Bonaparte al trono francés desde su exilio en la isla de Elba, Guerra Napolitana.

Lugar Europa occidental
Descripción

Conflicto entre el Imperio Francés y el resto de Europa como consecuencia de las guerras napoleónicas.

Resultado

Victoria de la Coalición

Consecuencias

Colapso del Imperio Francés
Exilio de Napoleón Gran Bretaña
Limitación del ejército francés
Pequeñas revoluciones por Europa

Cambios territoriales

Ver aquí

Beligerantes
Bandera Francia Imperio Francés

Napolapoles Reino de Nápoles
Bandera Republica de Genova Segunda República Liguriana

Gran Coalición

British flag Reino Unido
Bandera de la Monarquía Habsburgo Imperio Austríaco
Bandera de Rusia Imperio Ruso
Flag of Hanover 1837-1866.svg Hanover
Bandera Holanda Países Bajos
Flagge Herzogtum Nassau (1806-1866) Nassau
Primera bandera de brunswick Brunswick
Prusia-0 Reino de Prusia
Suizalapl Suiza
Bandera Suecia Suecia
Bandera de España Reino de España
Bandera piamonte Piamonte-Cerdeña
Bandera Gran Ducado de Toscana Toscana
Sicilia-0 Sicilia
MonFrancia Realistas francesas

Comandantes
Ejército del Norte

Bandera Francia Napoleón Bonaparte
Bandera Francia Michel Ney
Bandera Francia Jean-de-Dieu Soult
Bandera Francia Marqués de Grouchy
Ejército del Interior
Bandera Francia Louis-Nicolas Davout
Bandera Francia Jean Lamarque
Otras Fuerzas
Bandera Francia Jean Rapp (Ejército del Rin)
Bandera Francia Louis-Gabriel Suchet (Ejército de los Alpes)
Bandera Francia Claude Lecourve (Ejército de Jura)
Bandera Francia Guillaume Brune (Ejército de Provenza)
Bandera Francia Charles Decaen (Ejército de los Pirineos)
Otros estados
Napolapoles Joaquín Murat
Bandera Republica de Genova Giusseppe Maria Doria

British flag Duque de Wellington (PdG)

British flag Peregrine Maitland
British flag Rowland Hill
Prusia-0 Gebhard Leberecht von Blücher
Prusia-0 Karl Georg Albrecht Ernst von Hake
Bandera de España Francisco Javier Castaños
Bandera de España Enrique José O'Donnell y Anatar
Bandera de la Monarquía Habsburgo Príncipe de Schwarzerberg
Bandera de la Monarquía Habsburgo Duque de Casalanza
Bandera de la Monarquía Habsburgo Johann Frimot
Bandera de Rusia Michael Andreas Barclay de Tolly
MonFrancia Duque de Angulema

Unidades

Ejércitos del Norte, Rin, Centro, Jura, Provenza y Pirineos

Ejércitos de los países de la coalición

Fuerzas en combate

520.000 hombres

1.430.000 hombres

Bajas
97.000 muertos 112.000 muertos
Cronología
Guerras napoleónicas Guerra de la Séptima Coalición (Victoria en Waterloo) Por definir

La guerra de la Séptima Coalición fue la última guerra librada por el emperador francés Napoleón Bonaparte. Dicha guerra fue una coalición de todos los países europeos contra el Primer Imperio francés. Para éste fin, se formó la gran coalición, que consistía en Gran Bretaña, Países Bajos, Prusia, Austria y Rusia principalmente. La coalición fue el último gran esfuerzo conjunto de las potencias europeas durante más de un siglo. La guerra termino en el colapso definitivo del Imperio francés de Napoleón y su exilio final a Gran Bretaña, donde moriría de cáncer de colon el 15 de Septiembre de 1827.

Causas

A consecuencia las sucesivas derrotas de Napoleón a partir de su invasión a Rusia, el emperador fue derrotado y exiliado a su propio principado en la isla de Elba (Italia). Sin embargo, logró escapar por barco a través del puerto de Portoferraio, llegando a Francia por Provenza. Desde allí marchó hacia París, encontrándose con un grupo militar enviado por el rey de Francia Luis XVIII a detenerlo, pero Napoleón logró convencer al mariscal Ney de unirse a su causa. Finalmente Napoleón llegó a París restaurando el Imperio Francés.

Esto no fue de mucho agrado para las potencias europeas que, a pesar de que Napoleón pedía paz para que le dejaran gobernar, decidieron declarar la guerra conjuntamente a Francia. De un día para otro, el 13 de marzo, toda Europa estaba en guerra con Francia. La Conferencia de Viena estableció que un ejército europeo conjunto invadiría Francia el 1 de julio.

Guerra Napolitana

Napoleón y Murat se conocían desde hace bastante tiempo, desde los tiempos de la república, y Napoleón no vaciló a la hora de entregarle el trono de Napoles. Tras las guerras napoleónicas, los ejércitos austríacos invadieron el norte de Italia y restauraron los estados anteriores hasta llegar a Roma, pero se detuvieron allí. Esto dejaba al Nápoles de Joaquín Murat, aliado de Napoleón, a solas. Mientras Napoleón se encontraba en Elba, las fuerzas austríacas no atacaron Nápoles y parecía que Joaquín Murat conservaría su trono.

Cuando Joaquín Murat, aún de-facto rey de Nápoles, se enteró del plan de Napoleón para escapar de Elba, planeó ayudarlo en sus intentos de reconquistar Europa. El 15 de marzo de 1815, dos días después de la declaración de guerra de la Gran Coalición a Francia, Murat declaró la guerra a la coalición, pillando por sorpresa a los austríacos. Las fuerzas de Murat consiguieron rápidamente tomar Roma y Ancona, y desde allí atacaron Toscana y Umbria, llegando finalmente al río Po a mediados de abril. En Rímini, Murat dio un discurso en el que instaba a los italianos a unirse a él en una lucha por unificar su país y liberarse de las garras austríacas. Su proclama no tuvo ningún éxito y apenas consiguió reclutar 1.000 hombres. Sus fuerzas cruzaron finalmente el Po en Occhivello, donde se encontraron con el ejército austríaco de Frimont, que machacó a las tropas que cruzaron y se lanzó a su persecución.

Las tropas austríacas lograron cercaruna guarnición en retirada en Ancona y a principios de mayo entraban triunfantes en Roma. Las fuerzas austríacas tomaron Nápoles el 20 de mayo y Murat abdicó. La abdicación se produjo antes que de Napoleón lanzara siquiera su campaña contra el norte.

Desarrollo

Primeros movimientos hasta Waterloo

Situación estratégica 1815

Mapa estratégico en Francia antes de la campaña de Waterloo

Al saber de la declaración de guerra de casi toda Europa, Napoleón pensó que la única forma de asegurar su permanencia en el poder era lanzar un ataque extremadamente rápido contra Bélgica para impedir que los ejércitos ingleses y prusianos se unieran y marcharan contra Francia. La estrategia de Napoleón consistía en dividir a los ejércitos y luego aniquilar las pequeñas bolsas de resistencia. Así fue como el 15 de junio de 1815 Napoleón cruzó la frontera en Bélgica y marchó contra Bruselas. El 16 de junio se encontró con el ejército prusiano de Blücher en la Ligny, derrotándolo y continuando su avance. El 17 de junio llegó a los alrededores de la villa de Waterloo, prepararon sus posiciones a sabiendas de que el ejército británico se aproximaba. Allí, al día siguiente se produjo la Batalla de Waterloo la cúal resultó en una gran victoria de las fuerzas de Napoleón (al no producirse la lluvia que los paralizó ese día en NLT) sobre las de Wellesley, que se vió obligado a retirarse perdiendo gran parte de su artillería y caballería. La victoria en Waterloo supuso la restauración del honor nacional francés y la demostración de que el emperador no había cambiado en lo más mínimo. El gran carisma de Napoleón junto con sus victorias causaron un gran aumento en las tasas de voluntariado para el ejército, elevándose el ejército francés en 500.000 hombres en menos de un mes tras la batalla.

Campaña de Holanda

Sitbru2

Asedio de Bruselas

Tras la batalla de Waterloo, las fuerzas inglesas y las pocas holandesas se retiraron hacia el norte. La salud de Napoleón empeoró durante el día 18 y aunque fue capaz de avanzar junto a su ejército a caballo, los ataques de almorranas que sufría en ese momento le oblgiaron a parar. Napoleón se quedó en la propia villa de Watwerloo junto a 14.000 de sus hombres y ordenó a Ney y Grouchy seguir avanzando hacia el norte. Grouchy recibió órdenes de dirigirse rápidamente a Bruselas y cercar al ejército inglés en la ciudad, mientras que Ney se dirigiría al oeste para cortar el paso al ejército prusiano de Blücher. El mismo día 18 la caballería francesa adelantó a su homónima inglesa y se posicionó en Bruselas. Los ingleses, sin artillería ni caballería se internaron en Bruselas, donde esperaban utilizar la fortaleza de la ciudad para defenderse hasta que llegarán refuerzos. Comenzaba así el asedio de Bruselas. Por su parte, Ney se encontró con el ejército prusiano en la villa de Hannut, comenzando así su propia batalla. La derrota en Hannut causó la retirada prusiana al norte. Napoleón consiguió contactar con Ney para que lanzara un ataque con todo su ejército sobre los prusianos, hecho que ocurrió el 22 de junio con la batalla de Halen. Por la tarde llegaron las fuerzas de Grouchy desde el otro flanco tras tomar Bruselas, y el ataque causó el colapso general del ejército prusiano en Bélgica.
Amberes 1815

Toma de Amberes

El general Kellerman, tras Waterloo, volvió al norte de Francia donde levó una fuerza de 50.000 hombres. Dicha fuerza avanzó fácilmente por la costa belga llegando a Amberes, tras un corto asedio, las fuerzas holandesas capitularon mientras los británicos evacuaron al otro lado del río Rin y decidieron fortificarse ahí a la espera de refuerzos.

Tras la captura de toda Bélgica, Napoleón trató de negociar con la Coalición, pero el canciller austríaco, Klemens von Metternich negó todas las propuestas de los enviados franceses. La Coalición estaba decidida a acabar con Napoleón por la fuerza y a impedir que Francia pudiera volver a ser una amenaza durante mucho tiempo. Las fuerzas de la coalición empezaron a acumularse. Los rusos de Barclay de Tolly enviaron 167.950 hombres a la Renania. Austria disponía de 264,492 hombres entre austríacos y alemanes en la zona del alto Rin y 73.000 en Italia entre los ejércitos de Milán y Sicilia. Los franceses en la zona, sumados en total, no excedían los 100.000 hombres en los primeros días, pero pronto llegaron refuerzos levados.

Con gran parte del Bajo Rin en manos francesas, el frente se trasladó mayormente al Alto Rin, donde la coalición concentraba sus fuerzas y el río era más fácil de cruzar.

Frente del Rin-Lorena

El 19 de Junio las fuerzas austríacas y bávaras cruzaron el Rin por los pueblos de Mannheim y Basilea, comandadas por los príncipes de Baviera y Wurtemberg (Mannheim) y el archiduque Fernando (Basilea). Al enterarse de la invasión, Jean Rapp ordenó un ataque contra las fuerzas que atacaban por el Norte y dejaba el ataque por el sur al ejército de Jura. El 20 de junio se produjeron algunas escaramuzas entre franceses y alemanes en Landau y Dahn. Para el 23 de junio los germanos habían alcanzado Sarreburgo y Sarreguemines, tomando ambas localidades sin dificultad y asegurándose el paso sobre el río Sarre hacia la propia Francia, poniendo como objetivo principal la ciudad de Nancy.

El ejército principal de Rapp quedó rodeado cuando el ejército bávaro entró en Nancy el 28 de junio. Desde allí, el príncipe Wrede de Baviera, al cargo de la invasión, ordenó dejar atrás a Reapp y marchar contra París antes de que los ejércitos franceses en Bélgica pudieran ir al sur. El 29 de junio lanzó un ataque con Metz a la vista, cruzó el Mosela. Sin embargo allí se encontraban fuerzas levadas por Bonaparte, que fueron derrotadas en la Batalla del Mosela dado que apenas poseían experienca militar. En el combate los franceses volaron el resto de puentes y no fue hasta el 2 de julio que el principal contingente germano pudo cruzar el río. Llegaron noticias que el ejército ruso de Tolly ya había cruzado el Rin por el norte y se acercaba rápidamente. Wrede decidió no esperarles y cruzó el Mosela con 40.000 hombres.

Napoleón, que ya se había recuperado de sus problemas sanitarios y parecía volver a estar en circunstancias para luchar comenzó a marchar hacia el sur, encontrándose con los bávaros en la Batalla de Châlons-sur-Champagne el 5 de julio, donde su infantería consiguió expulsar a los bávaros del Marne a punta de bayoneta (dado que los cañones se encontraban más al norte y la caballería no terminaba de recuperarse de las pérdidas en Waterloo). Wrede retrocedió hasta Metz.

Más al sur, el ejército ausríaco cruzó por Basilea la noche del 25 de junio y el día siguiente derrotó a 3.000 soldados del Ejército de Jura al mando del general Lecourbe, forzando la retierada francesa hasta Dannemarie. El 28 de junio se produjo la Batalla de Chavannes-sur-l'Étang en la que los franceses perdieron y los 8.000 hombres de los que disponían tuvieron que refugiarse en el fuerte de Belfort, comenznando un asedio. Para el 4 de julio los austríacos ya estaban apostados frente a Estrasburgo con el general Reapp apostado en la fortaleza de la ciudad. La ciudad fue rodeada, pero la mayoría del ejército se adentró en los vosgos y la alta Lorena buscando llegar a París rápidamente.

Frente Italiano

El ejército de los Alpes, al mando del general Suchet, comenzó las operaciones el 14 de junio por órdenes de Napoleón. Su objetivo era conquistar Savoya y Valais para evitar el paso de fuerzas austríacas a través de los Alpes. (En NLT se canceló la campaña al saberse de la derrota de Napoleón)

Las fuerzas del general Marie-Anne-Brune (Ejército del Var), que sumaban 6.116 hombres se quedaron en Provenza y la costa de Liguria para defenderla de las ingerencias de la flota británica y prevenir posibles alzamientos realistas como los que ocurrieron en el Vendée 3 días antes.

Frente de los Pirineos

Guerra del Vendée

El 11 de Junio, se sublevaron fuerzas realistas en la zona de La Vendée comandadas por Pierre Constant Suzannet y Charles Autichamp. Las fuerzas vendeanas ocuparon Bressuire y Cholet, pero el 16 de Junio fuerzas bonapartistas comandadas por Lamarque derrotaron a los vendeanos en Rocheserviere, hiriendo fatalmente a Suzannet (que moriría al día siguiente) e hicieron que las fuerzas de Autichamp se retiraran en desbandada a Clisson. Allí permanecieron a la espera hasta que Lamarque consiguió mediar un tratado con las fuerzas realistas, el Tratado de Cholet, por el que se comprometían a abandonar todas las acciones militares.

Sin embargo, la paz fue breve, dado que la victoria de Napoleón permitió que los bonapartistas organizaran grandes levas para volver a defender Francia de ejércitos extranjeros. Las levas, si bien en muchos casos fueron voluntarias debido al gran carisma del emperador, en otros fueron forzadas. Los vendeanos y realistas no estaban de acuerdo con las levas forzosas, y se produjeron motines en La Roche-sur-Yon.

La flota británica estaba dispuesta a ayudar a los vendeanos a sublevarse si conseguían hacerse con el control de un puerto. Los vendeanos prometieron que el día 16 de Julio se sublevarían en Les Sables d'Olonne y que entregarían el puerto a los británicos. Sin embargo, la carta fue interceptada por emisarios de Jean-Pierre Travot (segundo al mando tras Lamarque), cuyas fuerzas se ubicaron en la localidad y lanzaron una campaña de terror contra los habitantes de la ciudad al estilo de las Columnas infernales de la primera guerra.

Si bien la represión previno el alzamiento y el envío de barcos británicos, no calmó para nada los ánimos de los campesinos, que empezaron a atacar a las fuerzas bonapartistas por propia cuenta portando estandartes con el sagrado corazón. El 18 de Julio se produjo un enfrentamiento entre bonapartistas y campesinos en Les Essarts, en el que Autichamp consiguió repeler una columna de bonapartistas antes de retirarse hacia el norte para unir fuerzas con la Chouannerie (rebeldes bretones realistas) de Aimé Picquet du Boisguy.

Combates navales y en las colonias

La flota británica del Mediterráneo, comandada por el vizconde Exmouth, que se encontraba anclada en Malta, recibió órdenes de transportar al ejército anglo-sicialino de Hudson Lowe desde el puerto de Palermo, hasta Cerdeña (donde se unirían 6.000 sardos) y desde allí se desembarcaría en Tolón y/o Marsella.

Caída del imperio francés

EN PROGRESO

Consecuencias

La guerra supuso el golpe de gracia al emperador Napoleón Bonaparte, el cual pidió residir en Gran Bretaña como un ciudano normal, petición que fue denegada y el gobierno británico lo expulsó a la isla de Santa Helena, en mitad del océano Atlántico.

La guerra supuso una serie de cambos en Europa, que acabarían llevando a una re-edición del Congreso de Viena, el Congreso de Augsburgo, por el cúal el territorio y el ejército francés quedaron cortados y supuso el establecimiento de la Santa Alianza (Prusia, Austria y Rusia) para mantener el absolutismo en los países que aún lo poseían y cortar brotes revolucionarios de raíz.