FANDOM


Política interior

Situación económica

Políticas sociales

Derechos humanos

Relaciones internacionales

Foto 0000000420131016105518

El general Augusto Pinochet llega a Chile tras su detención en el Reino Unido.

Inicios

Con la llegada al gobierno del gremialista Joaquín Lavín a la Presidencia de la República en marzo de 2000, y tras la designación como ministro de Relaciones Exteriores de Andrés Allamand, la política exterior chilena sufre algunas modificaciones. La primera meta señalada por el jefe de Estado decía relación con el diseño de una política exterior de "inserción internacional que encuadre en la nueva realidad del mundo".

De esta forma, la nueva administración manifestó su inquietud por mejorar la posición internacional de Chile, de "recuperar respeto y prestigio" por parte de la comunidad internacional. El canciller Allamand instó a dejar de lado las camisetas políticas y trabajar por el bien del país.

Sin embargo, en los primeros días del nuevo gobierno se cuestionó duramente las políticas exteriores de la Concertación, se afirmó una "falta de profesionalismo", tras la detención del general Augusto Pinochet en Londres, lo que el nuevo gobierno calificó de "atentado a la soberanía nacional". Asimismo, las nuevas autoridades de la Cancillería mencionaron una "defensa mal planteada y un tribunal mal constituido" frente a la pérdida de la Laguna del Desierto en 1995.

Visita del presidente a Cuba

263835

Joaquín Lavín y su par cubano durante la visita oficial del Presidente chileno a la isla.

Cuando ya se iban a cumplir dos años de la entrada de la centroderecha a La Moneda, el presidente Joaquín Lavín decidió convertirse en el primer presidente, después de Salvador Allende, en visitar la isla de Cuba, causando polémica en su sector, y en la derecha más radical de su partido. En la visita sería acompañado del canciller Andrés Allamand, el alcalde de Puente Alto, Manuel José Ossandón y parlamentarios de oposición, el 25 de febrero de 2002.

Tras su llegada a territorio cubano, el presidente de la República, visitó un busto del ex Presidente Salvador Allende, se reunió con el alcalde de La Habana y hasta compró una guayabera. Tras esto, el mandatario chileno se reunió con el presidente cubano Fidel Castro, y un grupo de estudiantes en la Escuela de Trabajadores Sociales. La reunión comenzó a las 16:45 horas locales y en ella intercambiaron opiniones sobre temas de seguridad social.

Además, durante su visita, Lavín se reunió con el ministro de Salud de Cuba, Carlos Dotres, a quien le presentó un proyecto de asistencia cubana para el desarrollo de los consultorios del médico de la familia en Santiago, un sistema de atención primaria implantado en la isla, y cuya experiencia el mandatario deseó observar y fue el motivo principal que lo llevó de visita diplomática a Cuba.

Frente a las críticas, el Presidente afirmó que "He venido a Cuba y a La Habana sin prejuicios ideológicos, sino a aprender", dijo a los periodistas. Tras su agenda oficial con sectores cubanos relacionados con la salud, conversó con las máximas autoridades de la isla sobre "temas que preocupan a Chile en este momento", relacionados con grupos terroristas chilenos en Brasil.

Y frente a la polémica desatada en Chile por su encuentro, afirmó a los medios de comunicación:
Yo no vine a Cuba a exigir información ni a exigir compromiso. Yo represento a un sector que políticamente ha estado muy alejado de lo que es el gobierno cubano y más que a venir a exigir nada, vine a tener la oportunidad de que ellos conozcan directamente nuestro pensamiento en forma muy franca y directa.
Creo que el mundo hoy día es muy distinto, ha cambiado mucho. Por eso digo que uno tiene que venir aquí, a Cuba, sin anteojeras o prejuicios ideológicos.
Para concluir, dijo que "uno puede estar en desacuerdo con un sistema, o en desacuerdo con el comunismo, pero si hay cosas que son buenas como el sistema de medicina familiar (cubano) de barrios, y que puede servir a la gente de Chile, yo lo voy a hacer", añadió. La visita culminó con los elogios pronunciados por Fidel Castro al presidente Lavín:
Este invitado especial no pertenece a nuestras ideas. Hay gente de izquierda, de centro y de derecha: él es un presidente de derecha. El señor Lavín sacó una buena votación en las presidenciales de Chile y a su sector también le fue bien en las elecciones parlamentarias. Lo importante es que tiene interés en resolver los problemas de las personas, le agradezco su visita, Presidente.

El golpe en Venezuela

Autojuramentación-de-Pedro-Carmona-Estanga-el-11-A

Pedro Carmona, presidente de Venezuela de facto tras el derrocamiento de Hugo Chávez.

Unos meses después de la histórica visita a Cuba, la situación en América Latina se volvió tensa. En Venezuela, y en medio de fuertes protestas y una huelga general, un golpe de Estado derrocó abruptamente al régimen izquierdista de Hugo Chávez. Se instauró un gobierno provisional a cargo del líder empresarial Pedro Carmona.

El gobierno de Chile, a través de su embajada en Caracas, fue el primer país del continente en reconocer el nuevo gobierno que se instaló mediante un golpe militar que sería exitoso. En Chile, el canciller Andrés Allamand señaló que el país confiaba en el "reestablecimiento de libertades" perdidas en la nación caribeña tras instaurarse el régimen chavista.

El actuar de cancillería fue respaldado por sectores de la oposición moderada, especialmente de la Democracia Cristiana (DC), que respaldó la intervención militar en Venezuela. Sin embargo, los partidos izquierdistas de la Concertación fueron drásticos en condenar el Golpe, solidarizando con el depuesto presidente Chávez.

El éxito del golpe en Venezuela significaría un antes y un después en Latinoamérica, y el declive de la izquierda en la región, hecho que se consolidaría con la victoria de Manfred Reyes Villa en las elecciones generales en Bolivia de ese mismo año.

Mejora de relaciones con Bolivia

GASODUCTO 3

El Gasoducto Mejillones-Tarija en 2009, ya finalizado, en su tramo por Bolivia.

A principios de 2002, la administración del presidente Jorge Quiroga propuso construir la tubería por Chile hasta el puerto de Mejillones, la ruta más directa a el Océano Pacífico para exportar el gas recién descubierto en Bolivia. Sin embargo, el antagonismo hacia Chile corría profundamente en Bolivia debido a la pérdida de la línea costera de Bolivia por parte de Chile en la Guerra del Pacífico (1879-1884).

Sin embargo, dicho rechazo hacia Chile sería desvanecido tras la victoria de Manfred Reyes Villa en las elecciones generales unos meses después. El nuevo mandatario se comprometió a llevar a cabo el Gasoducto Mejillones-Tarija afirmando que el puerto de Mejillones es la salida natural para el proyecto gasífero que impulsa su país.

Este gasoducto se convertiría en uno de los íconos del gobierno de Reyes Villa, y símbolo de una nueva etapa de relaciones entre Chile y Bolivia. Un hito que, además de garantizar el suministro energético desde y hacia Chile, sirvió como señal de reconciliación entre ambos países.

Esto se suma a que unos días después de asumir el mandatario boliviano, se restablecieron relaciones diplomáticas entre ambas naciones, enviando Chile un embajador a La Paz, y los atntiplánicos un representante a la ciudad de Santiago, en pocos días. Ambos presidentes celebraron el hecho y acordaron una reunión las semanas siguientes a la asunción de Reyes Villa.

La guerra de Irak

Defensa

Modernización de las Fuerzas Armadas

Ya transcurridos dos años de gobierno, y teniendo como base la buena situación económica del país, el gobierno del Presidente Lavín impulsó su proyecto de modernización de los militares chilenos, apoyando los planes de reingeniería de gestión, y procedimientos e incentivos a la eficiencia que estaban desarrollando las Fuerzas Armadas.

La situación en América Latina era bastante tensa. Unos meses antes, los militares habían derrocado al socialista Hugo Chávez en Venezuela, y en el resto del continente los resultados electorales preocupaban a la diplomacia chilena, que instó a las autoridades a modernizar el armamento militar para prevenir.

Este proyecto fue cuestionado por el ala izquierdista de la Concertación, cuyos dirigentes afirmaron que el gobierno es "alarmista" y que al parecer "estaría buscando conflictos". Dichas declaraciones causaron una fuerte polémica, que además provocaría la desligación de la Democracia Cristiana (DC) de los comentarios, y que además sería contestada por Joaquín Lavín:
No se trata de ser alarmista ni de andar buscando conflictos. Todo lo contrario, es precisamente para evitarlos sin dejar de proteger los intereses de Chile, hay que contar con una buena defensa. Porque ella protege lo que es de todos, protege a todos. A la Concertación le ha faltado entender que la defensa es una preocupación de Estado. Una preocupación que va mucho más allá de las diferencias y camisetas políticas y que debe ser abordada por todo el país.
Finalmente, el proyecto salió adelante con los votos de la Alianza en el Congreso Nacional, y de algunos diputados de la bancada del Partido Demócrata Cristiano (PDC), que coincidieron en que era necesaria esta modernización de las Fuerzas Armadas.

El proyecto, por aquel entonces de gran envergadura económica y tecnológica, acarreó retrasos y aumentos en los costes; pero el gobierno apoyó el proyecto. Especialmente la compra al Reino Unido del primer portaaviones de la Armada de Chile, el HMS Ark Royal (R-07), que sería denominado como O'Higgins.

Esto sería sólo una parte de la compra de nuevos aviones, y nuevos buques de guerra. Al mismo tiempo se logró la adquisición de nuevos submarinos Clase Scorpène, sumado a equipos más sofisticados y nuevo personal para la Armada, y también para el Ejército con nuevos tanques, y para la Aviación con nuevas aeronaves de combate.

Según una entrevista que daría el Presidente a El Mercurio, afirmó que el proyecto se concretaría «a lo que salga», imitando a Felipe González, en referencia al presupuesto asignado a esta empresa de modernización de las Fuerzas Armadas.

Fondo de Inversión para la Defensa

Simultáneamente al proyecto de modernización de las Fuerzas Armadas, el gobierno lanzó su iniciativa del «Fondo de Inversión para la Defensa» (FID), que reemplazaría a la cuestionada Ley del Cobre, perfeccionandola. De esta manera, según el gobierno, se garantizaría de mejor manera la estabilidad de los recursos en el mediano y largo plazo, reforzando el carácter técnico, objetivo y profesional de la asignación de los mismos.

Esto sería aprobado en el Congreso, manteniéndose el FID como principal método de financiación de los militares chilenos hasta la actualidad, y convirtiéndose esta en una de las leyes estrella del gobierno de la Alianza.

Remuneraciones de los militares

Ministros de Estado

Véase también


¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar