FANDOM


Abierto Para Adopción


Esta Historia Alternativa esta Abierta Para Adopción, eres/sos libre de adoptarla y expandirla.

Federico III de Hohenzollern (Potsdam, 18 de octubre de 1831 - Potsdam, 15 de junio de 1912*), emperador de Alemania (Kaiser) y rey de Prusia.

Friedrich Viktor Albrecht von Hohenzollern
Kaiser de Alemania y Rey de Prusia
FriedIII

9 de marzo de 1888 -

15 de junio de 1912

Predecesor Guillermo I
Sucesor Enrique I de Alemania
Nacimiento 18 de octubre de 1831
Potsdam
Fallecimiento 15 de junio de 1912
Potsdam
Entierro Potsdam
Cónyuge/s Victoria Adelaida María Luisa de Sajonia-Coburgo-Gotha
Casa Real Hohenzollern
Padre Guillermo I de Alemania
Madre Augusta de Sajonia-Weimar-Eisenach


Hijo del príncipe Guillermo de Prusia y de Augusta de Sajonia-Weimar-Eisenach (su padre era hermano del rey Federico Guillermo IV de Prusia).

En 1858 se casó con Victoria, princesa del Reino Unido, hija de la reina Victoria de Gran Bretaña e Irlanda y Alberto de Sajonia-Coburgo-Hannover, con la que tuvo ocho hijos, entre ellos Guillermo II (1859-1941), rey de Prusia, emperador de Alemania, quién lo sucedió en el trono a su muerte.

Cuando su padre se convirtió en rey de Prusia, desde 1861 fue príncipe de la corona (heredero). Participó como oficial de Prusia en la Guerra Austro-prusiana en 1866 y, en 1870 , en la Guerra franco-prusiana.

Con posterioridad a la unificación alemana (a partir de 1871), Federico, de ideas liberales e influido por su esposa, tuvo diferencias políticas con el conservador canciller Bismarck, pero se mantuvo al margen del poder político durante la vida de su padre. Fallecido Guillermo I el 9 de marzo de 1888, sus primeras medidas fueron deshacerse de los grupos absolutistas (principalmente su canciller Otto Eduard Leopold von Bismarck-Schönhausen), convertir el imperio en una monarquía parlamentaria al estilo inglés y constituir una poderosa alianza anglo-alemana, aprovechando el parentesco de su esposa.

Infancia

Federico nació en el Nuevo Palacio de Potsdam en Prusia el 18 de octubre de 1831. Su padre, Guillermo I de Alemania, tras haber sido educado en la más estricta tradición militar de los Hohenzollern, ejerció la regencia del reino desde 1858. La madre de Federico, Augusta, por el contrario, había recibido una educación más liberal y más artística que su esposo y era, de hecho, bastante conocida en Europa por sus ideas progresistas. Por estas diferencias en cuanto a su educación, la pareja apenas se entendía y Federico y su hermana Luisa tuvieron infancias algo difíciles, aunque siempre ambos fueron apreciados y amados por su madre.

A pesar del valor que le daba la familia Hohenzollern a la formación militar, la princesa Augusta insistió en que su hijo también recibiese una educación más tradicional. Federico resultó ser un alumno brillante y estaba especialmente dotado para las lenguas extranjeras, sobre todo el inglés, el francés y el latín. También fue un excelente gimnasta y estudió asimismo historia, geografía, física, música y religión. Como buen príncipe prusiano, llegó a ser un buen jinete.

Federico creció en una época conflictiva durante la cual el liberalismo conoció un fuerte empuje en el mundo germánico. Se empezaba a gestar una voluntad de unificar Alemania y de instaurar una monarquía constitucional que garantizara la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley, la protección de la propiedad privada y el reconocimiento de los derechos civiles y políticos. Los liberales querían imponer a la Confederación Germánica un gobierno sometido a la voluntad y la representación populares.

En 1848, cuando el joven Federico tenía 16 años, el desarrollo del sentimiento nacional y de las ideas liberales condujeron al estadillo de una serie de revoluciones que eliminaron algunas monarquías germanas y europeas. En los estados alemanes, el objetivo de los liberales era el reconocimiento de las libertades fundamentales, como el derecho de reunión y la libertad de prensa, así como la creación de un parlamento y una constitución alemana. No obstante, algunos meses después, la revolución alemana de 1848-1849 fue barrida del mapa por las fuerzas conservadoras. Sin embargo, y aunque la revolución fracasó porque no pudieron mantener sus reformas, los liberales estuvieron muy presentes en la vida política alemana a lo largo de la vida de Federico.

Compromiso con la Princesa Victoria del Reino Unido

En el siglo XIX, los matrimonios reales europeos eran concertados por la corte para crear y reforzar las relaciones entre los estados del continente. Desde 1851, la reina Victoria I del Reino Unido y su esposo, el príncipe Alberto, empezaron a hacer planes para casar a su hija mayor, la princesa Victoria, que acababa de cumplir 11 años, con Federico, el heredero al trono prusiano. En aquella época, la familia real de Gran Bretaña era casi enteramente de origen germano: había muy poca sangre inglesa corriendo por las venas de la reina Victoria y ninguna por las venas de su esposo.

Victoria, Princess Royal

La princesa Victoria, que se casó con Federico III en 1858.

Los soberanos decidieron mantener vínculos familiares con Alemania. El príncipe consorte pensó, además, que la llegada de una princesa británica en la familia Hohenzollern podría permitir la apertura y la modernización del reino de Prusia. El rey de Bélgica, Leopoldo I, tío de Victoria, intervino para facilitar el matrimonio entre Federico y Victoria. Durante muchos años, apoyó la idea del barón Christian Friedrich Freiherr von Stockmar de crear una alianza entre Gran Bretaña y Prusia. En Berlín, la princesa Augusta también estaba a favor de un matrimonio inglés para su hijo.

El compromiso entre Federico y Victoria se anunció en abril de 1856 y su matrimonio se celebró el 25 de enero de 1858 en la capilla real del palacio de St. James en Londres. Aunque fue concertada, la unión entre los dos jóvenes pronto se convirtió en un matrimonio feliz gracias a que Federico había recibido una educación liberal y Victoria compartía las ideas políticas de su marido.

Un año más tarde, el 27 de enero de 1859, nació el principe Guillermo, quien nació con una deformidad en el brazo izquierdo, que los médicos de la corte berlinesa intentaron corregir en vano.

Heredero al trono prusiano

Cuando Guillermo I llegó al trono de Prusia el 2 de enero de 1861, Federico se convirtió en el príncipe heredero o kronprinz, su nombre en alemán, con 29 años, y mantendría este título durante 27 años. Al principio de su reinado, Guillermo I era considerado un soberano políticamente neutral y Federico y los liberales alemanes esperaban que abriera una nueva era política. Esta esperanza parecía compartida con la población pues, en las elecciones, los liberales aumentaron el número de escaños en el parlamento. Sin embargo, el rey Guillermo mostró pronto su sensibilidad conservadora y su oposición a las reformas.

Luego de ello Federico participó en las posteriores guerras de unificación como la guerra de los Ducados y la guerra Austro-Prusiana, entusiasmado por contribuir a la tan esperada y querida unificación alemana. Federico también participó en la guerra franco-prusiana., durante la cual dirigió el III ejército alemán, compuesto por tropas procedentes de los estados de Alemania del Sur. Durante este nuevo conflicto, Federico fue loado por su acción contra los franceses en las batallas de Froeschwiller-Woerth y de Wissembourg, pero fue en la batalla de Sedán y el asedio de París donde obtuvo los mayores éxitos. El respeto con el que Federico trató a los enemigos de su país le ganó el reconocimiento de los observadores de los países neutrales. Evidentemente, sus victorias militares aumentaron el amor del príncipe por sus hombres. Tras la batalla de Woerth, un periodista londinense fue testigo de las numerosas visitas del príncipe heredero a los soldados prusianos heridos y describió el afecto y el respeto con el que los militares lo trataban.

Sin embargo, el heredero al trono no era un hombre de guerra. Durante una entrevista con dos periodistas parisinos, declaró: «A mí no me gusta la guerra, señores. Cuando reine, espero no tener que hacerla nunca». Otro periodista francés escribió sobre el príncipe: «El príncipe heredero ha dejado cantidad de pruebas de su bondad y de su humanidad en el país contra el que hace la guerra». The Times publicó una loa a Federico en julio de 1871: «el príncipe está ganando tantos honores por su nobleza de corazón como por sus proezas durante la guerra». Este comportamiento ayudó a mantener la paz en Europa durante y despúes de su reinado.

Unificación alemana y comienzos de su reinado

El 18 de enero de 1871, aniversario de la llegada de los Hohenzollern a la dignidad real en 1701, los príncipes de la Confederación Alemana del Norte, así como los de la Alemania del Sur (Baviera, Baden, Wurtemberg y Hesse-Darmstadt) proclamaron a Guillermo I emperador en la Galería de los Espejos del palacio de Versalles. Estos adhirieron, por el momento simbólicamente, sus estados al nuevo Imperio alemán. Federico se convirtió, pues, en príncipe heredero de Alemania y Otto von Bismarck en canciller imperial. Poco después, los países católicos de la Alemania del Sur, que solo tenían con Prusia un acuerdo de unión aduanera, se incorporaron oficialmente a la Alemania unificada por el Tratado de Versalles (26 de febrero de 1871) y el Tratado de Fráncfort (10 de mayo de 1871) que, además, supusieron la adhesión al imperio de Alsacia y Lorena. Sin embargo, Federico siguió teniendo un papel secundario en la vida política alemana. Siempre en conflicto con las políticas y los actos de su padre y de Bismarck, Federico se puso de parte de los liberales alemanes y los apoyó sobre todo en su oposición al aumento de dinero para el ejército. Sus únicas funciones eran las de representar a Alemania y a su soberano en las ceremonias, las bodas y las celebraciones oficiales como el Jubileo de diamante de la reina Victoria de 1887.

Las fuerzas progresistas alemanas esperaban con impaciencia la llegada de Federico al trono. Finalmente, el muy conservador emperador Guillermo I vivió hasta los 90 años y murió el 9 de marzo de 1888, siendo coronado Federico III como Káiser de Alemania ese mismo día. Apenas al comenzar su reinado, el 13 de marzo luego de intentar debatir con Bismarck acerca de ciertas políticas y reformas que el Káiser quería implementar, este es despedido, aunque sin aún saber quien le sucedería, por lo que Federico asumió el papel de Canciller hasta que consiguiera uno nuevo. El 14 de marzo, Federico llamó a la realización de elecciones libres para una asamblea nacional constituyente para la proclamación de una nueva constitución que sustituyera la de 1871 realizada por Bismarck. La asamblea posteriormente se realizó (Ver: Asamblea Nacional Constituyente y Constitución de 1888) y Johann von Miquel fue elegido canciller el 24 de Septiembre de 1888, adquiriendo sus funciones en enero del año entrante.

200px-Johannes von Miquel

Johann von Miquel, canciller alemán entre 1889 y 1901.





  • PDD. En NLT fallece en 1888.

¡Interferencia de bloqueo de anuncios detectada!


Wikia es un sitio libre de uso que hace dinero de la publicidad. Contamos con una experiencia modificada para los visitantes que utilizan el bloqueo de anuncios

Wikia no es accesible si se han hecho aún más modificaciones. Si se quita el bloqueador de anuncios personalizado, la página cargará como se esperaba.

También en FANDOM

Wiki al azar